• Invertir con el corazón

    ¿Se invierte con la cabeza o con el corazón? La respuesta parece evidente: debemos contar con todos los datos, estudiar fríamente cada inversión y analizar la situación minuciosamente para elegir las carteras y los productos con precisión. Es decir, pura cabeza. Pero, por obvio que resulte, no todo el mundo se toma tan en serio […]

    Leer más