+

¿Quiéres que te llamemos?

¿Tienes alguna duda? Te llamamos

Inversiones y renta: cómo tus activos financieros pueden afectar a tu declaración

Inversiones y renta: cómo tus activos financieros pueden afectar a tu declaración

Llega esa época del año otra vez. El momento de hacer la declaración de la renta supone más de un dolor de cabeza en los hogares, especialmente cuando la familia crece, hay distintas propiedades o fuentes de ingresos y, sobre todo, tenemos inversiones financieras. De hecho, con frecuencia, la elección de productos financieros depende de las consecuencias fiscales que tengan para nosotros, ya que no todos tributan de la misma manera. Así es la relación entre inversiones y renta.

En primer lugar, hay que destacar que la declaración de la renta, así como cualquier cuestión que tenga que ver con fiscalidad o tributaciones, debe ponerse en manos de especialistas. Una asesoría o un abogado especializado en cuestiones fiscales pueden ayudarnos a resolver cualquier duda y, sobre todo, a no cometer errores en la declaración que posteriormente se traduzcan en multas, sanciones o declaraciones complementarias.

Así, en función de la forma en la que hayamos decidido invertir nuestros ahorros, deberemos -o no- pagar unos impuestos correspondientes.

Fondos de inversión

Muchos ahorradores optan por los fondos de inversión como vehículo con el que hacer crecer su dinero. Una de las principales ventajas fiscales de este tipo de inversión es que permiten mover el capital de un fondo a otro sin tener que tributar por ello; es decir, se puede traspasar el capital de un fondo a otro tantas veces como se desee y no será necesario declarar pérdidas ni ganancias.

Los beneficios (o pérdidas) se declararán únicamente cuando se realice un reembolso (venta) del fondo de inversión. Hacienda cataloga estos rendimientos como ganancia patrimonial y se le aplica una retención a cuenta del 19%. Los beneficios tributan dentro de la base imponible del ahorro, entre el 19 y el 23%.

Planes de pensiones

Los planes de pensiones son atractivos para muchos inversores precisamente por la ventaja fiscal que proporcionan. Ese ahorro, enfocado a poder disponer en el futuro de una pensión privada, se sustenta en la desgravación que permite realizar sobre la renta anual este tipo de inversión. La aportación máxima al plan de pensión es hasta la menor de las siguientes cantidades 8.000 euros (y 2.500 para los cónyuges), o bien hasta el 30% de los rendimientos netos del trabajo (salario) y de actividades económicas.

Por otra parte, planes de pensiones y fiscalidad tienen una relación muy peculiar cuando se trata de rescatar el capital aportado. Las plusvalías (beneficios) y las aportaciones realizadas a los planes de pensiones durante los años no tributan dentro de la base imponible del ahorro, sino dentro de la base imponible general como rendimientos del trabajo, por lo que los tramos pueden llegar hasta al 45%, dependiendo de la comunidad autónoma en la que se resida.

 

Acciones

Al igual que con los fondos de inversión, las plusvalías por venta de acciones suponen una ganancia patrimonial, y tributan como base imponible del ahorro, entre el 19% y el 23%. No se aplican retenciones a cuenta, por tanto solo se paga a Hacienda en el momento de realizar la declaración de la renta.

Por otra parte están los dividendos, que tienen una tributación diferente. Son considerados como rendimientos del capital mobiliario y tributan dentro de la base imponible del ahorro. A diferencia de las acciones, los dividendos sí están sujetos al 19% de retención por IRPF. Hasta 2015 existía una exención para los primeros 1.500 euros ingresados por dividendos, pero actualmente ya no es posible beneficiarse de esa medida.

Renta fija

En el caso de los títulos emitidos por el Tesoro Público o empresas, tienen la consideración de rendimientos del capital mobiliario y tributan dentro de la base imponible del ahorro, entre el 19% y el 23%. Una de las diferencias más importantes es que las letras no comportan retención, mientras que los cupones pagados por bonos y obligaciones sí que se les aplica una retención a cuenta del 19%.

Como decíamos antes, es importante contar con la opinión de un experto a la hora de hacer la declaración de la renta. Otras inversiones financieras, como puedan ser los ETF o las SICAVs, también tienen sus propias particularidades, por lo que es importante asesorarse de una forma correcta

Y, si quieres comenzar a ahorrar por medio de la inversión, en finline podemos ayudarte con nuestra plataforma de inversión online. Te recomendaremos los productos financieros más adecuados para tu perfil inversor y objetivos.

[¿Cuál es mi perfil inversor? Descúbrelo con estas diez sencillas preguntas.]

About Equipo finline

Equipo finline has created 14 entries.